¿Cómo extraer resina de marihuana?

Si eres principiante en el mundo del cultivo de cannabis o simplemente no tienes idea de como extraer la resina de marihuana, no debes preocuparte más, tenemos las técnicas ideales utilizadas por los profesionales para extraer la resina de marihuana.

Muchos anhelan separar los compuestos de materia vegetal, y así potenciar el contenido cannabinoide y los terpenos de la marihuana que se ha cosechado, secado y curado. Ahora bien, te explicaremos todos los métodos posibles para extraer la resina, desde lo más tradicional a lo más innovador.

¿Por qué extraer la marihuana?

Si bien, las extracciones de marihuana son un proceso de separación de tricomas, mejor conocido como resina. Esta extracción permite concentrar el contenido de terpenos y cannabinoides en mayor medida.

También, esto ayuda a aprovechar todo el material de los cogollos y hojas sobrantes, todo dependerá del concentrado que deseas extraer.

Así que es perfecto si disfrutas de los aromas y el sabor de la resina, los cuales son sutiles y dulces. Además, los efectos de la resina son rápidos tan solo con un pequeño consumo. Definitivamente, no puedes perder nada de tu hermosa planta de cannabis, aprovecha todos sus frutos para tu consumo.

¿Cómo sacar la resina de marihuana?

Existen dos formas para extraer: con solventes y sin solventes. No obstante, explicaremos cada técnica que corresponde a las dos formas. Todo dependerá de tus gustos y necesidades para conseguir la deliciosa resina de cannabis.

Extracciones sin solventes

Así como dice el nombre del título, conseguiremos la resina sin ningún tipo de disolvente. También es conocido como método mecánico. Estos procesos te permitirán disfrutar de las delicias de la resina sin consumir ningún residuo químico, esto podría ser perjudicial y no dar los mismos efectos. También, puede afectar a las personas que consumen por fines medicinales.

  • Sacar con hielo: esta técnica es muy popular, también conocida como Iceolator. Es muy sencillo, tan solo se deben congelar las hojas y cogollos luego de cortar las plantas. Se debe sumergir el material en agua muy fría y filtrar con mallas para conseguir una extracción ideal. Gracias a esto, los tricomas se desprenden más rápido y fácil.
  • Rosin: este método también es muy popular, se realiza bajo presión y calor aplicado a la marihuana para extraer un aceite. Es tan fácil, solo con realizar eso, también existen productos creados por las industrias de cannabis para facilitar este método.
  • En seco: se debe poner la materia vegetal dentro de una bolsa hermética por 24 horas en el congelador. Luego, se debe golpear el material sobre una malla para conseguir todo el polen. Este método tiene origen en Marruecos, desde entonces es uno de los más practicados.

Extracciones con solventes

Con productos solventes puede ser mucho más efectivo la obtención de resina, se puede utilizar gas butano, propano o CO2, aunque existen muchos más productos. Cabe destacar que son productos inflamables, así que se debe manejar con mucho cuidado y precisión.

  • Gas butano (BHO): se puede utilizar marihuana congelada o en seco. Tan solo se necesita introducir un tubo de metal con gas butano, se debe poner un recipiente en la parte inferior del tubo, así se acumulará la extracción.
  • CO2: por supuesto que el dióxido de carbono es ideal para el desarrollo de la planta, pero también para obtener el mayor provecho. No es una técnica sencilla, así que no lo pueden realizar todos los cultivadores. Consiste en bombear CO2 entre dos cilindros y un objeto posterior que empuje dónde está el cannabis, así obtener grandes cantidades de resina.
  • Rick Simpson: se requiere poner los cogollos dentro de un recipiente lleno de alcohol isopropílico y aplastar con una cuchara de madera hasta extraer la resina. se deben esperar unos tres minutos para utilizar un colador y extraer la mezcla.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*